Es el Dr. Henry Mateo Sánez una eminencia de la medicina

Publicado:mayo 18, 2013
Comentado
¡Opina!

Sergio Castillo Palacios/Ensenada Zoom
El amor, la fé, la esperanza, el arduo trabajo, la ciencia y Dios han llevado al doctor Henry Aristóteles Mateo Sánez a dar felicidad a miles de familias de Ensenada, de México y de todo el mundo, gracias a los tratamientos de fertilidad que brinda a través de su clínica-Hospital Santa Rosa de Lima.
Originario de Lima, capital de la República del Perú llegó a este país cuando el reloj marcó las 7 de la mañana del 16 de julio de 1977.

La Ciudad de México se convirtió en el primer destino en este país de este personaje icónico para la ciudad de Ensenada. Llegó con el propósito de estudiar medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

No se pudo inscribir en la máxima casa de estudios debido a que en ese tiempo y, desde hacía cinco años atrás, ningún extranjero se podía inscribir en esa facultad.

“Nunca pensé regresarme a mi país de origen, más bien siempre quise ver la forma de hacer mi profesión, por lo que fue uno de mis grandes retos teniendo apenas 18 años de edad; pero afortunadamente en la Ciudad de Cuernavaca encontré la Universidad Xochicalco, en la cual presenté un examen, me gané una beca y pude estudiar mi carrera”, recordó orgulloso durante la entrevista que concedió a la revista Ensenada Zoom.

Pero la institución superior en la que cursaba sus estudios profesionales cambió se sede a Ensenada Baja California y fue así como Henry llegó a esta ciudad una tarde muy fría del 19 de febrero de 1979, tras 50 horas de largo viaje en camión, pues los recursos eran limitados como el de muchos estudiantes.

“Terminé mi carrera aquí, conocí a mi esposa, al tiempo después nos casamos; tengo tres hijas, unas gemelas de 24 años que ya son médicos y que están en la etapa final de medicina y otra de 20 años que también estudia la misma carrera”, comentó.

Sentado en el escritorio de su despacho, el doctor Henry Mateo nos recibió para esta amplia charla en la que nos mostró su elocuencia al hablar, su facilidad de palabra, su alta preparación, pero sobre todo nos mostró su lado humano, el cual de inmediato se percibe lleno de humildad, sencillez, además de amor hacia Dios y hacia la vida.

“Mi sueño de niño, desde los 4 años de edad, siempre fue ser médico. A los 10 años me entero que el doctor Chistian Barnard en Sudáfrica había hecho el primer transplante de corazón a cielo abierto, entonces yo quería ser como él, porque en la vida siempre debes tener un modelo a quien seguir”, señaló.

El entrevistado mencionó que entre los modelos que ha tenido a lo largo de su vida son su mamá y el doctor Samuel Karchmer, quien por muchos años fue el director del Instituto Nacional de Perinatología, además de ser su jefe durante 5 años.

“Terminé la carrera, me casé, trabajé seis años como médico general y cuando yo me caso le dije a mi esposa que quería ser especialista, y ella fue quien al terminar mis estudios me motivó a seguirme preparando, me dijo que no me olvidara de mi sueño y entonces me puse las pilas a estudiar por mi cuenta, porque ya habían pasado seis años y quería hacer el examen nacional de residencias que era bien difícil”, relató.

Pero la preparación constante, el esfuerzo, la dedicación y el estudio le permitieron a Henry Mateo obtener el primer lugar a nivel nacional entre los dos mil aspirantes que ganaron un sitio entre los más de 30 mil que solicitaron ingreso.

Debido a su excelencia académica Henry Mateo terminó sus estudios con mención honorifica, recibiendo un premio de manos del Presidente de la República Carlos Salinas de Gortari.

“De ahí me fui entonces al Instituto Nacional de Perinatología, uno de los mejores hospitales de América Latina desde el punto de vista gineco-obstétrico, fue en ese lugar donde encuentro en el primer semestre lo que se llama Biología del Reproducción Humana, que es hacer inseminación artificial, bebés de probeta, laparoscopía; otro mundo que parecía fantasioso”, expresó.

Esta rama de la medicina, agregó, era para él como un sueño: ver los óvulos, los espermatozoides, fertilizar los óvulos, observar los embrioncitos desde que son micras de diámetro y comenzar a formar familias y hacer que las parejas tengan bebés.

Para 1994 el doctor Henry Mateo volvió a Ensenada nuevamente pero ya con la especialidad en Ginecología- Obstetricia, de Biología de la Reproducción Humana.

Además continuó sus estudios por una breve etapa en la ciudad de Los Ángeles California, pero la falta de recursos económicos lo obligó a regresar al trabajo para seguir manteniendo a su esposa y a sus hijas.

A su regreso tocó puertas en las distintas fuentes laborales de la ciudad, pero a pesar de que para entonces ya contaba con un impresionante currículo y experiencia, ninguna de ellas se abrió, salvo una oportunidad que le brindaron en el Hospital General, sin sueldo.

“El doctor Rodolfo Quintero a quien agradezco mucho me dio trabajo, nada más que me dijo: te doy trabajo, pero no hay sueldo, no hay dinero; pero yo estaba seguro que cuando ellos vieran mi trabajo me iban a contratar”, mencionó.

Ahí, en el Hospital General de Ensenada trabajó duro durante nueve meses, incluyendo sábados, domingos y días festivos, tarde, noche, de madrugada; siempre asignado a las guardias que nadie quería como Navidad o Año Nuevo.

Pero Henry Mateo nunca dudó de su capacidad y cuando trabajaba en el mencionado nosocomio abrió su propio consultorio, en el segundo piso de un edificio ubicado en la calle Reforma y Calzada de Las Aguilas.

“Al mes ya tenía una buena cantidad de pacientes diarios, unos 20, aparte daba clases gratis en el
Hospital General, porque me daba tristeza ver que los muchachos que estaban ahí que ya eran médicos residentes, seguían estudiando pero no recibían ninguna clase”, memorizó.

Justo al año Mateo Sánez renunció al nosocomio público de la ciudad. “Me vine aquí a mi consultorio y desde entonces llegué siempre con la visión de crecer, de hacer las cosas bien, con excelencia y afortunadamente me empezó a ir bien porque empezaron a haber embarazos muy rápido; gente que tenía 10 15, 20 años que no se embarazaba”, resaltó el galeno.

Gracias a su magnífico trabajo el doctor Mateo comenzó a ganar fama en el interior de la República Mexicana y, desde distintos puntos del país, comenzaron a viajar a Ensenada solamente para consultarlo, pues Henry es el pionero de la reproducción asistida en el noroeste de México.

Al tiempo su excelente labor trascendió más allá de las fronteras y comenzaron a llegarle pacientes de otros países, como Canadá y ciudades de los Estados Unidos, como Las Vegas, Washington, Nueva York, Hawái y muchas del estado de California.

“El paciente que ha venido desde lejos a verme aquí a Ensenada llegó de Dubai, que son 16 horas de vuelo, a Los Ángeles y luego viajó por carretera de Los Ángeles para acá y sólo venía al tratamiento y se regresaba a su lejano país, no venía a turistear”, señaló.

Desde hace muchos años el doctor, Henry Aristóteles Mateo Sanez, ha sido uno de los principales impulsores del turismo médico en Baja California y México, pues cuando sus pacientes llegan a la ciudad él mismo les recomienda donde ir a comer, donde hospedarse y a donde vayan a divertirse.

Lo anterior permite una derrama económica importante para la entidad, pues con esto se ven beneficiados restauranteros, hoteleros, taxistas y prestadores de servicios.

Es sabido por todos que la Clínica de la Fertilidad y el Hospital Santa Rosa de Lima forman parte de uno de los recintos médicos más prestigiados de Baja California y el noreste del País, debido al recurso humano encargado de cuidar a los pacientes constituido por personal de enfermería especializado y calificado.

Los médicos gineco-obstetras, médicos generales, anestesiólogos, pediatras, neonatólogos, médicos internistas que cubren el servicio las 24 horas del día, en estrecha colaboración con los médicos tratantes.

“Entre Médicos, enfermeras, secretarias, personal de intendencia, administrativos somos aproximadamente 50 personas las que trabajamos aquí, quienes hemos logrado hacer esta clínica-hospital para las familias”, puntualizó el entrevistado.

Uno de los compromisos de Santa Rosa de Lima es brindar servicios de salud con equipos de última generación, con tecnología de punta y el reconocido prestigio de los médicos que la conforman, donde además de la calidad se brinda calidez, por eso es que las personas se van contentas.

Durante la entrevista exclusiva que el doctor Mateo ofreció a los reporteros de la revista Ensenada Zoom también nos contó sobre los estudios que realizó en la ciudad de Monterrey.

En esa ciudad regia tuvo la oportunidad de hacerse de varios amigos, entre ellos, el doctor Rafael Valle, un médico veracruzano que radica en Chicago desde hace alrededor de 40 años.

Fue en 1996 cuando Mateo Sanez invitó a Valle a Ensenada y durante su visita a este puerto este le hizo la invitación para que fuera a la ciudad de Chicago, donde estuvo dos semanas en el mes de enero de 1997.

El director de Santa Rosa de Lima ha tomado cursos de capacitación relacionados con sus especialidades en Australia, además de Tokio en Japón hace apenas entre tres o cuatro años atrás y antes- en el 2004 viajó a Valencia España, cuya ciudad cuenta con el mejor centro del mundo de reproducción humana.

Gracias a su facilidad para hacer amigos, Henry Mateo se ha sabido meter “hasta la cocina”, en los hospitales que ha conocido en todo el mundo y es como se ha ido especializando, aunado a los abundantes libros a los que les ha dado lectura durante su trayectoria académica y profesional.
Pero en la literatura, explica, no se publican todo los conocimientos científicos y médicos de los investigadores de la medicina y la reproducción humana, pero ello, el doctor radicado en Ensenada ha viajado por el planeta en busca de la excelencia.

Para lograr la convivencia eficaz con médicos de diferentes nacionalidades el galeno nacido en Perú ha aprendido idiomas como el japonés y el inglés, pues este último es la lengua universal de la humanidad.

Con su clínica-hospital, Mateo Sánez, se ha convertido en punta de lanza en Ensenada en materia de reproducción humana asistida. Prueba de ello, es que son cada vez más las parejas con problemas de fertilidad que viajan a esta ciudad y puerto.

A lo largo de su trayectoria profesional- que data desde hace 20 años-, este especialista ha logrado el embarazo unitario de miles de mujeres, además de traer al mundo a alrededor de mil gemelos y solamente ocho trillizos, nunca más de tres bebés.

Henry Aristóteles Mateo Sánez es un hombre que se dice bendecido por Dios, pues gracias a ello ha podido ayudar a muchísima gente con problemas de muchos años para embarazarse.
El experto en reproducción humana indica que para tener éxito en la vida siempre será necesario mantener la humildad, además de trabajar en lo que a uno le gusta, con fuerza, pasión dedicación y ahincó.

Mateo se ha desempeñado como docente y conferencista, así como también realiza de forma permanente trabajos de investigación médica en su especialidad, por lo que cada vez su prestigio se extiende a otras latitudes de México y el mundo.

Este doctor ha ocupado innumerables cargos directivos y de representación en importantes organismos colegiados de México, como el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia donde ocupa el cargo de profesor científico.

Además de que es el coordinador científico de la región II de la Federación Mexicana de Colegios de Obstetricia y Ginecología, que abarca 10 colegios de los Estados de Sonora, Baja California y Baja California Sur.

Además es revisor de varias prestigiadas publicaciones editoriales especializadas como la que publica la Revista Mexicana de Ginecología y Obstetricia; La Revista de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción, además de una revista americana.

Henry Mateo es un médico que a lo largo de su vida ha tenido muchísimas satisfacciones, una de ellas es poder ver la felicidad que sienten las parejas cuando tras años sin poder procrear terminan con unos gemelitos en sus brazos.

De igual forma se siente agradecido con Dios y con la vida por poder homenajear a su madre, la señora de 84 años de edad, Victoria Sanez, viuda de Mateo, quien le ha dado la vida, su profesión y todo lo que tiene.

El doctor Henry dice sentirse muy contento por haberse podido traer a sus hermanos a trabajar junto a él, así como el haberse podido ganar el cariño de muchos médicos y miles de familias de México.

Además Mateo Sánez tiene la fortuna de tener a cuatro amigos que han ganado el premio nobel de medicina, uno incluso fue su maestro cuando se fue a estudiar a Japón, se trata del doctor Shinya Yamanaka.

Yamanaka fue galardonado junto a su otro amigo inglés de nombre John B. Gurdon con el tema Células Madre Pluripotenciales Inducidas.

También Henry Mateo es amigo del ganador del Premio Nobel de Medicina en 2010 Robert Edwars, considerado como el Padre de la Fertilización In Vitro, así como del doctor Kary Mullis, Premio Nobel de Química, descubridor del ADN.

A pesar de su trayectoria el doctor Mateo señala que todavía le falta algo por hacer en la vida, se trata de poder escribir un libro, aunque finalmente tiene pensado publicar dos; uno en el tema de la reproducción que ya tiene avanzado y otro sobre él mismo, el cual seguramente será una autobiografía que querrá leer muchísima gente, sobre todo las miles de familias a las que Henry ha hecho muy feliz.

15 comentarios agrega uno

  1. ISELA GINA MATEO CASTILLO says:

    Un gran orgullo para los Peruanos y para la familia.
    Muchas felicidades al Dr Henry Mateo y a todas esas nuevas familias que gracias a la ayuda del Dr, serán felices.
    Un gran equipo el del Hospital Santa Rosa de Lima.

    • Anónimo says:

      Muchas gracias Ginanpor tus palabras, saludos

      • Yolis says:

        Hablan muy bien de ese medico, y no dudo de ese curriculum…desgraciadamente mi hermana y una amiga nunca pudieron lograr embarazo siendo atendidas por ese doctor para tratamiento de Invitro…ademas que mi hermana no pudo recuperar unos embriones que habia dejado congelados en la clinica de ese doctor. Nos acercamos a ese hospital y con el medico debido a esta publicidad que le hacen, y estabamos muy ilusionados convencidos de que ibamos a tener un bebito en casa… pero obvio cada quien habla como le va en la feria..a mi familia por motivo de mi hermana …decimos que no nos fue bien

  2. Un gran orgullo nacional!personas con usted son las que nos impulsan hacia adelante y saber que si se puede lograr la meta anhelada en la vida…GRACIAS TIO! :)

  3. Myrna says:

    Dios siga bendiciendo sus manos y siempre llene de sabiduria.

  4. virginia says:

    Dr. Buenas tardes disculpe necesito de su experiencia llevó 12 años sin poder tener bebes esperando su respuesta

  5. María García says:

    Es muy interesante saber que hay doctores que pueden ayudar a la mujer en lo de fertilida Sólo una pregunta en que ciudad tiene su clínica

  6. María García says:

    Dr henry Mateo Sanes

    • Maria orozco says:

      Hola Doctor Henry hojala y conteste my pregunta a que edad Es la ultima oprtunidad para hacerte un invitro y como hacer cita gracias que dios y Los Angeles Lo Guinea en su mission conteste me porfavor

  7. Luis Venturo Almirante says:

    Hola mi gran amigo Henrry, que gusto saber de tus grandes logros en la medicina, espero algun dia encontrarnos en Imperial y recordar los dias de estudiantes , saludos para tu familia.
    Luis Venturo.

  8. brenda says:

    Hola alguien que me haga el favor de darme el num de la clínica

  9. Alma says:

    Hola queria saber si en su clinica hacen el procedimiento de escojer el sexo del bebe que uno quiera tener

Tu opinión es importante, deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>